Funcionamiento de una instalación fotovoltaica compartida

El funcionamiento de la instalación fotovoltaica compartida es muy similar a la que se lleva a cabo en una cualquier otra vivienda, a diferencia de que como es compartida tiene que poder generar más electricidad, y por tanto se necesitan más paneles solares y un espacio mucho más amplio para poder llevar a cabo la instalación. No es lo mismo producir electricidad para los habitantes de una sola vivienda que, por ejemplo, para los habitantes de 10 pisos. Por lo que el número de placas deberá ser mayor, por tanto, el espacio disponible para poder instalarlas también.

Desde Solfy, a continuación, te explicamos cómo es el funcionamiento de la instalación fotovoltaica compartida para que puedas ponerte en marcha en tu comunidad y conseguir, junto a tus vecinos, apostar por una energía mucho más limpia, beneficiosa para el medio ambiente y ¡económica!.

¡Sigue leyendo!

Te interesa: Autoconsumo colectivo: ¿qué tipos existen y cuáles son los requisitos?

Pasos para su funcionamiento

Para poder poner en marcha una instalación fotovoltaica compartida se deben llevar a cabo una serie de pasos que comentamos a continuación:

Paso 1

Todos los miembros participantes deben estar de acuerdo y dejarlo en acta a través de una reunión de la comunidad y, además, necesitan la autorización del resto de vecinos para poder utilizar la zona común para poder llevar a cabo la instalación.

Paso 2

Todos los participantes que quieran poder beneficiarse de la instalación fotovoltaica compartida deben dar su consentimiento y firmar un acuerdo en el que se detalle cuál es el reparto de la energía solar generada por la instalación.

Paso 3

En el mismo acuerdo para poder llevar a cabo la instalación fotovoltaica compartida se deberá confirmar que todos los futuros autoconsumidores cumplen con los requisitos establecidos en el Real Decreto 244/2019.

Paso 4

En el acuerdo comunitario se deberá escoger la modalidad de instalación fotovoltaica compartida que se quiere llevar a cabo, si es con excedente o sin excedente.

Paso 5

Los autoconsumidores deben escoger y aceptar el presupuesto para poder llevar a cabo la instalación y, además, comprometerse a llevar a cabo los pagos correspondientes.

Paso 6

Los participantes deben presentar la solicitud de instalación fotovoltaica compartida a las oficinas competentes para que pueda ser autorizada.

Paso 7

Todos los autoconsumidores pueden y deben tener acceso a su contador bidireccional para que, en el caso de haber escogido la modalidad con excedentes, puedan valorar cuál ha sido su consumo energético y calcular cuál es la bonificación que les corresponde.

En todo caso, la instalación fotovoltaica compartida debe ser consensuada y aceptada por todos los miembros que van a formar parte de ella y, además, autorizada por la comunidad en la que se van a instalar las placas en las zonas compartidas.

Si, más adelante, una vez ya se ha hecho la instalación con una serie de interesados, alguien quisiera darse de baja o, por el contrario, pasar a formar parte de la instalación fotovoltaica compartida, esto podría ser y estaría permitido. Siempre y cuando se redacte de nuevo un acuerdo entre todos los miembros, se firme por cada uno de ellos y, finalmente, se comunicará a las entidades pertinentes para formalizarlo.

Solicita tu estudio solar