Skip to main content

Vivimos en una sociedad cada vez más concienciada sobre el cambio climático y el efecto que conlleva la huella de carbono al medio ambiente. Uno de los objetivos de Solfy es colaborar en la reducción de la huella de carbono.  La huella de carbono es la principal causa que provoca el cambio climático a niveles que son imposibles de controlar. Además, no solamente afecta a nuestro planeta, también afecta a la salud de las personas.  En este post explicaremos cómo se calcula y cómo podemos reducir la huella de carbono, de ese modo podéis aportar vuestro granito de arena y ser más sostenibles en vuestro día a día.

En Solfy nos dedicamos tanto al autoconsumo residencial como industrial y nos marcamos reducir la huella de carbono como uno de nuestros propósitos. Para lograr ese objetivo es importante rodearse de colaboradores y fabricantes que tengan la sostenibilidad en su filosofía y objetivo de empresa.

¿Por qué es importante saber qué es la huella de carbono?

Para poder empezar a colaborar en la mejora del medio ambiente primero necesitáis saber qué es.  La huella de carbono es la totalidad de gases de efecto invernadero que se encuentran en nuestra atmósfera. Se utiliza como uno de los indicadores claves para poder medir la situación ambiental del planeta. Estos gases evitan que se disperse el calor que llega del sol y la provocamos con nuestra actividad diaria. Utilizando energías provenientes de energías no renovables o el transporte de las personas son actividades que provocan el aumento de la huella de carbono. 

Uno de los síntomas que nos muestra el planeta y que se hace evidente a medida que van pasando los años es el aumento de la temperatura media del planeta. Las consecuencias son el aumento del nivel del mar, el deshielo, el incremento de los desastres naturales e incluso la desaparición de especies. 

Qué es la huella de carbono

¿Cómo podemos calcular el impacto que causamos en la huella de carbono?

No es una tarea complicada, solamente necesitamos saber la cantidad de gases de efecto invernadero que produce cada actividad y el tiempo de duración de dicha tarea. 

Vamos a poner un ejemplo que la gran mayoría de la sociedad puede verse identificada, conducir un coche. Es una actividad que la realizamos de forma habitual, incluso diaria. Vamos a ver como ir a trabajar diariamente en coche afecta a la huella de carbono. 

  • Un coche diésel produce de media 2,68Kkg de CO2 por cada litro de combustible consumido. 
  • Un coche gasolina produce de media 2,39kg de CO2 por cada litro de combustible consumido. 
  • La gran mayoría de la población recorre 50km diarios para desplazarse hasta el trabajo diariamente. El consumo medio de un coche diésel es de 7,5l por cada 100km y un coche gasolina es de 8,3l por cada 100km. 
  • En este caso entonces podemos ver cómo afecta este trayecto habitual a la huella de carbono. 
  • El coche diésel produce 10,05kg de CO2 diariamente. 50kg de CO2 a la semana. 200kg de CO2 al mes. Anualmente está produciendo 2.400kg de CO2. 
  • El coche gasolina produce 9,92kg de CO2 diariamente. 49,6kg de CO2 a la semana. 198,4kg de CO2 al mes. Anualmente está produciendo 2.380kg de CO2. 

Conociendo estos números podemos concluir que cada uno de nosotros produce más de 2.000kg de CO2 cada año. Si extrapolamos los números a nivel estatal, europeo e incluso a nivel mundial los datos son de vértigo. 

Un vehículo eléctrico consume 7,5kWh de electricidad cada 50km. Equivale a 2,9kg de CO2 diarios. 14,5kg de CO2 semanales. 58kg de CO2 mensuales. Anualmente está produciendo 696kg de CO2.  Podemos ver que el efecto que tiene un vehículo eléctrico es un 75% menor al que tienen los vehículos de combustión. 

Te interesa: ¿Qué tipos de energía renovables existen?

Qué es la huella de carbono

¿Cómo reducir la huella de carbono?

Reducir la huella de carbono depende de cada uno de nosotros y de los hábitos que llevemos en nuestro día a día. Cambiando nuestros hábitos de consumo y promoviendo las energías limpias podemos lograr un cambio muy importante. 

Utilizar fuentes de energía que no generen residuos y sean renovables

Lo más importante es utilizar fuentes de energía limpia. La energía solar es una energía limpia, renovable y asequible gracias a la reducción de los precios en los últimos cinco años en este tipo de instalaciones. La contaminación en el proceso de fabricación de los paneles es mínima y además compensa gracias a la posibilidad de reciclaje que tienen los elementos que componen los paneles. 

Apuesta por medios de transportes que sean respetuosos con el medio ambiente

Otra forma de reducir la huella de carbono es utilizar vehículos eléctricos. Hemos visto en el ejemplo anterior como el vehículo eléctrico afecta un 75% menos que un vehículo de combustión. Otra alternativa es utilizar el transporte público o la bicicleta.

Colaborar en la reforestación

Una tercera forma de reducir la huella de carbono es colaborar en la reforestación. Un árbol tiene la capacidad de absorber 40kg de CO2 anuales. 

Haciendo pequeños cambios en nuestra vida diaria

Hemos visto tres ejemplos de cómo reducir la huella de carbono, pero podemos colaborar en ello con pequeños gestos diarios. Algunos de ellos pueden ser:

  • Separa y recicla los residuos. Puedes darles una segunda vida a tus residuos. 
  • Utiliza bolsas de tela cuando vas al supermercado. La fabricación de plástico aumenta la huella de carbono.
  • Controla tu consumo eléctrico. Utilizando bombillas de bajo consumo, desconectando aparatos cuando no los estés usando, evitar la secadora cuando puedes secar la ropa con el método tradicional son gestos que reducen la huella de carbono.  
  • Controla tu consumo de agua. El suministro de agua a los hogares por lo medios habituales contamina. 
  • Reduce tu consumo de carne. La cadena de producción de carne y los propios animales contribuyen al aumento de CO2. 

La energía generada por las instalaciones de Solfy tiene una gran capacidad de reducir el impacto de la huella de carbono. Solicita un estudio con nuestros asesores y empieza a contribuir con tu granito de arena.

Solfy
Solicita tu estudio solar