Skip to main content

¿Cuándo surge el panel solar?

La historia del panel solar tiene su origen en el efecto fotovoltaico, que fue descubierto en el año 1838 por el físico francés Alexandre Edmond Becquerel. Tras muchos estudios y experimentos, Becquerel descubrió que gracias a la luz solar, y con la ayuda de dos electrodos metálicos, podía generar electricidad.
En el año 1958 se empezó a utilizar la energía solar en el espacio y, con el paso del tiempo y los nuevos descubrimientos, se fue introduciendo en la vida cotidiana, convirtiéndose actualmente en la energía renovable más utilizada, donde la mayoria de instalación de placas solares se realiza en viviendas unifamiliares y sector industrial.

La evolución de la tecnología fotovoltaica

Esta tecnología se dio a conocer en el siglo XIX, pero no fue hasta los años noventa que empezaron a fabricar paneles solares a gran escala, momento en que empezaron a ser más asequibles y la sociedad empezó a usarlas como forma de ahorro en su vivienda.

Los paneles están compuestos mayoritariamente por:

  • Cristal frontal
  • Está en contacto directo con el sol. Tiene que ser un material resistente para aguantar condiciones climatológicas adversas y cualquier tipo de temperatura.
  • Encapsulado
  • Principalmente elaborado con silicona de tipo EVA (etileno vinil acetato) se encarga de retener las radiaciones del sol.
  • Celdas solares
  • Son el elemento principal del panel. Se reparten a lo largo del área del panel. Con una capa de silicio y fósforo proporcionan la carga negativa y con una capa de boro, la carga positiva. Con estas dos cargas pueden generar la electricidad.
  • Caja de conexiones
  • Se refiere al sistema de cableado del panel. Evita también posibles accidentes con la conductividad eléctrica.
  • Marco de aluminio
  • Envuelve cada panel y cuenta con un agujero de fijación. Es un elemento opcional. 
  • Pegatina de PVC
  • Situada en la parte trasera del panel. 
  • Tecnología PERC

Alguno de los modelos de panel solar incorporan este tipo de tecnología basado en una capa reflectante, de este modo aprovechan aún más la radiación del sol.

¿Qué son los paneles solares?

Los paneles solares son elementos que se encargan de captar la energía producida por el sol y convertirla en electricidad. Este proceso es posible gracias a las celdas fotovoltaicas, que son las encargadas de captar los fotones del sol mediante varios materiales semiconductores, como son el silicio cristalino o el arseniuro de galio, y transformarlos en electricidad.

Te interesa: Toda la información sobre las placas solares

¿Qué componentes tienen los paneles solares?

En la historia del panel solar se han ido incorporando elementos que hacían mucho más útil y factible su uso. Llegando a los modelos que hoy en día se utilizan y comercializan.
Los paneles solares están compuestos por dos semiconductores que se intercalan y que desprenden una carga positiva y otra negativa. El silicio es el material que se encarga de originar estas cargas y, por sí solo no es capaz de generar energía, sino que precisa de los fotones que emite el sol para conseguirlo.
Se puede mostrar de tres formas diferentes:

  • Silicio Policristalino
  • Silicio monocristalino
  • Silicio amorfo

Historia del Panel solar: nacimiento e historia

¿Cuál es el proceso de fabricación de los paneles solares?

Tras la historia del panel solar y los descubrimientos y evolución que se ha conseguido, actualmente los paneles fotovoltaicos están fabricados principalmente por silicio, procedente de piedras de cuarzo, con un 98% de pureza. El silicio, después del oxígeno, es el elemento más abundante en el planeta Tierra.
Para acondicionar este mineral y poder aplicarlo en las placas fotovoltaicas, se debe llevar a cabo un lavado y decapado riguroso a través de procedimientos químicos. Una vez está completamente limpio, se lleva a cabo la función del mineral, con lo que se consiguen formar capas monomoleculares alrededor de un germen de cristalización una vez se solidifica. Este proceso suele hacerse a temperaturas superiores a los 1.500ºC.
En el caso de producir un módulo policristalino, se funde directamente produciendo pequeñas capas irregulares, que unidas entre sí acaban formando las distintas células fotovoltaicas.

Para producir un módulo monocristalino, se forman lingotes de silicio que son cortados, posteriormente, en láminas casi idénticas muy finas. Es entonces cuando se lleva a cabo una revisión para poder eliminar irregularidades y, una vez conseguido, se añaden los conductores eléctricos formando células que permiten aumentar la eficiencia de cada módulo.

En Solfy somos especialistas en autoconsumo fotovoltaico, así que ponte en contacto con nosotros y deja que te asesoremos para que puedas llevar a cabo la instalación de paneles solares que realmente necesitas.

Solfy
Solicita tu estudio solar