Skip to main content

Hace ya unos años, hemos visto la urgencia de hacer un cambio de hábitos para no maltratar nuestro planeta. La emergencia climática es más que una realidad. Apostar por las energías renovables, en especial la energía solar, es una de las medidas que más se han incrementado en los últimos años, reduciendo el uso de combustibles fósiles.  En este artículo del blog trataremos la energía solar, qué es, qué tipos hay y que beneficios puede tener para el medio ambiente. 

Qué es la energía solar

¿Cómo se obtiene la energía solar?

La energía solar es una energía renovable porque se obtiene de una fuente natural e inagotable como es el Sol. A partir de la radiación electromagnética que produce el Sol se puede producir energía y aprovecharla para el uso cuotidiano. 

La energía solar de puede producir de diferentes formas. A través de células fotoeléctricas (las que forman los paneles fotovoltaicos) y por heliostatos o colectores solares (a través de la temperatura). También se puede aprovechar de forma pasiva con técnicas de arquitectura bioclimática y sostenible. 

Tipos de energía solar

Dependiendo del procesamiento y del origen de la energía solar podemos clasificarla en diferentes tipos. 

Energía solar fotovoltaica

La energía solar fotovoltaica consiste en obtener la electricidad directamente a partir de la radiación solar que absorbe del Sol. Esta energía se genera con la instalación de paneles fotovoltaicos en el tejado o una zona habilitada para la instalación. Los paneles cuentan con células de silicio que transforman esa radiación que reciben en electricidad.

Energía solar térmica

La energía térmica consiste en aprovechar la radiación del sol para generar calor. Esta energía de genera con la instalación de paneles solar térmicos en el tejado o una zona habilitada para la instalación. Estos paneles reciben la radiación solar y la convierten en calor. Con esta energía podemos alimentar el agua caliente sanitaria (ACS) o la calefacción.

Energía solar pasiva

Las dos alternativas anteriores utilizan diferente tecnología para procesar la energía del sol de forma activa. Esta alternativa consiste en aprovechar la energía solar sin necesidad de tener ningún mecanismo que la recoja o la trate. La energía pasiva se consigue a través de la arquitectura bioclimática. Está destinada a viviendas de nueva construcción que mediante diferentes materiales y orientaciones consigue utilizar la energía captada durante el día para mantener el calor durante la noche o evitar el calor excesivo durante las horas de más sol. 

Te interesa: ¿Qué son las placas solares?

Qué es la energía solar

Ventajas de la energía solar frente otras energías renovables

Hay otros tipos de energías renovables (eólica, hidráulica o geotérmica), pero la solar fotovoltaica se ha consolidado como la mejor opción tanto a nivel económico como por efecto visual. A continuación, nombramos algunos de los beneficios y ventajas de este tipo de energía: 

Ayuda a ser más autosuficientes

Reduce el consumo de combustibles fósiles, como consecuencia se reduce la importación de petróleo, permitiéndonos ser más autosuficientes como sociedad. 

Genera menos residuos

Es ecológica, inagotable y su transformación no produce residuos, a diferencia de la energía nuclear o energías fósiles. 

Tiene un menor impacto en el medio ambiente.

Otras energías renovables son inagotables y sin residuos, pero el impacto de la fotovoltaica es menor. En la energía eólica tenemos aerogeneradores que tienen un impacto negativo en las aves i en la energía hidráulica se perjudica a la fauna de los ríos. Estos inconvenientes no existen en la energía fotovoltaica. 

Es reaprovechable.

El principal problema que hay en las energías renovables es que están condicionadas a determinados factores (que sople el viento, que baje el agua en el río, que suba la marea, que luzca el sol). En la energía fotovoltaica esta problemática se ha solucionado en los últimos años con la fabricación de baterías que permiten el almacenaje de la energía y utilizarla cuando lo necesitemos. 

Es asequible.

La instalación fotovoltaica ha ido bajando de precio en los últimos años. Gracias a la bajada de precio y a diferentes bonificaciones actualmente es accesible para la gran mayoría de la población. 

Es adaptable.

Es funcional tanto a nivel particular como a nivel industrial. Podemos instalar paneles fotovoltaicos en una vivienda particular con poco consumo o en una nave industrial con consumos elevados, incluso en plantas fotovoltaicas para abastecer a poblaciones enteras. 

Ayuda a la riqueza del territorio

Genera riqueza, puestos de trabajo y desarrollo profesional. La reconversión del sector está generando en los últimos años unos beneficios importantes tanto para el profesional como para el cliente final. Cada vez son más los profesionales que se suman al sector y es más fácil encontrar formación al respecto. Como consecuencia, el sector energético es más profesional.  

La energía fotovoltaica es una de las fuentes más fáciles para producir energía renovable. En los últimos años se ha extendido su uso residencial e industrial, sobre todo en zonas climáticas favorables, y España es uno de los países más favorables para su uso.

En Solfy hacemos posible la transición energética. Poneros en manos de nuestros asesores para seguir contribuyendo en la mejora de nuestra sociedad y del medio ambiente.

Solfy
Solicita tu estudio solar