Skip to main content

Te ayuda a tener un hogar autosuficiente

La conversión de la luz solar, compuesta por partículas llamadas fotones, en energía eléctrica por parte de la instalación aislada fotovoltaica se denomina «efecto fotoeléctrico»; por eso llamamos a las células solares «fotovoltaicas».

Las células solares fotovoltaicas generan electricidad al absorber la luz solar y utilizar esta energía luminosa para generar electricidad.

Hay muchas células fotovoltaicas en un panel solar, y la corriente generada por todas las células juntas nos proporciona suficiente electricidad para alimentar nuestro hogar. Tenemos sistemas fotovoltaicos que se conectan directamente a la red eléctrica principal y también existe la instalación aislada fotovoltaica. Estos sistemas aislados de generación de corriente eléctrica no necesitan estar conectados a una red para producir energía a partir del sol, de ahí el término «aislada». Suelen estar ubicados en zonas donde el acceso a la electricidad está restringido.

Ventajas de la energía fotovoltaica para tu hogar

Es respetuosa con el medio ambiente

La instalación fotovoltaica es sencilla y cómoda y ofrece la posibilidad de utilizar la energía gratuita del sol, evitando el ruido del generador y los costos del combustible, así como los gases de escape nocivos. Es sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Permite el consumo eléctrico sin pensar en las horas

Consumo eléctrico diurno

Producimos electricidad durante el día que consumimos al instante y, si queremos, podemos almacenarla y consumirla más tarde. La instalación fotovoltaica debe diseñarse de manera responsable en función de las necesidades energéticas (eléctricas) del usuario para que el rendimiento sea óptimo.

Consumo eléctrico nocturno

La energía que consumimos durante la noche necesita mayor previsión. Con un clima difícil que deja fuera de combate a la red eléctrica durante días en algunas zonas, los sistemas tradicionales de respaldo basados en combustibles fósiles, como los generadores móviles o fijos, parecen cada vez menos fiables. Por eso, la instalación fotovoltaica necesita un soporte. Esto es una combinación con el almacenamiento en baterías. Esto antes era un nicho esotérico de la industria. Este sistema se está convirtiendo rápidamente en la opción preferida para muchos.

 

Más información: ¿Cómo sacar el máximo rendimiento a las placas solares?

La instalación es amigable con la naturaleza

La instalación de paneles solares en tu casa puede contrarrestar las emisiones de gases de efecto invernadero. También ayuda a reducir la dependencia de combustibles fósiles. La electricidad tradicional se genera a partir de combustibles fósiles como el carbón y el gas natural. Quemar combustibles para generar electricidad libera gases nocivos que son una de las principales causas de la contaminación del aire y del cambio climático global. Los combustibles fósiles no sólo son malos para el medio ambiente, sino que además son un recurso limitado. Por ello, los precios fluctúan constantemente y pueden subir a corto plazo.

Una vez instalados los paneles solares, los costes operativos son bastante bajos en comparación con otras formas de generación de energía. El combustible no es necesario, lo que significa que la energía solar puede crear grandes cantidades de electricidad sin la incertidumbre y el gasto de asegurar el suministro de combustible.

Ventajas de la energía solar respecto a otras energías

Las energías renovables también mejoran la salud pública. Las centrales eléctricas de carbón y gas natural provocan una contaminación del aire y del agua que es perjudicial para la salud de todos. La sustitución de los combustibles fósiles por fuentes de energía renovables, como la energía solar, puede reducir la mortalidad y los costes globales de la atención sanitaria.

La producción de combustibles fósiles requiere importantes recursos hídricos y provoca la contaminación del agua, pero la energía solar apenas necesita agua para funcionar. Por lo tanto, la energía solar no sólo no supone una carga para los recursos hídricos, sino que tampoco supone una carga para el suministro de agua en el mundo.

La energía solar funciona incluso en sequías y olas de calor. El carbón, el gas natural y la energía nuclear utilizan grandes cantidades de agua para la refrigeración. La generación de energía está en juego durante las olas de calor y las graves sequías que hemos sufrido en los últimos años. Sin embargo, los sistemas fotovoltaicos no necesitan agua para generar electricidad, y por lo tanto no impactan en ese sentido al medioambiente.

Como solución al desafío de la independencia energética, la instalación aislada fotovoltaica, nos propone una opción que cuida nuestra entorno. Por cada kilovatio hora (kWh) de energía solar producido, no sólo se reducen significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2, sino también otros contaminantes nocivos como los óxidos de azufre, los óxidos de nitrógeno y otras partículas.

Al instalar paneles solares también contribuimos a la lucha contra el cambio climático, aportando una idea alternativa, práctica y duradera a nuestros invitados.

Es muy recomendable en una instalación aislada poner un generador auxiliar diésel para garantizar el suministro en caso que llueva durante unos cuantos días. Siempre hay que contar con un plan B de contingencia.

 

Solfy
Solicita tu estudio solar