Skip to main content

Las energías verdes son aquellas cuya producción es menos contaminante que otras, como es el caso de las energías que proceden de fuentes fósiles.  Además, existen tipos de energía que son renovables porque proceden de un recurso que no se agota y que, al mismo tiempo, son limpias porque apenas contaminan. Es el caso, por ejemplo, de las energías solar, eólica, mareomotriz, hidráulica y geotérmica.

Sin embargo, aunque muchas veces se usan como sinónimos, no todas las energías verdes tienen por qué ser renovables. Muchas renovables pueden ser verdes y muchas verdes pueden ser renovables, por lo que muchas veces tiende a pensarse que son lo mismo. Algunos ejemplos de energías verdes que también son renovables son la energía eólica y la energía solar.

Más información: Tipos de energías renovables

¿Cuál es la diferencia entre energía verde y energía renovable?

La línea que separa ambos conceptos es muy delgada y hay algunos detalles que resultan bastante curiosos. Por ejemplo, puede darse el caso de que una misma fuente de energía puede ser al mismo tiempo verde, no verde, renovable y no renovable, en función de cómo se produzca, como es el caso del hidrógeno, por ejemplo.

A continuación te explicamos qué son las energías verdes y las renovables y en qué se diferencian.

Qué son las energías verdes

¿Qué son las energías verdes?

Las energías verdes son aquellas que no generan emisiones contaminantes durante su proceso de producción. Por ejemplo, la biomasa que se produce con madera libera emisiones contaminantes a la atmósfera que contribuyen al efecto invernadero. De igual modo, algunas sustancias también son perjudiciales cuando se respiran directamente. Con lo cual, aunque se trata de una energía renovable, no es del todo limpia. 

¿Qué son las energías renovables?

Las energías renovables son aquellas que proceden de una fuente que no se acaba, ya sea porque es inagotable, como el viento o el sol, o porque el ritmo al que se repone de forma natural es mayor que el ritmo al que se consume. Pero, mientras que el sol y el viento son energías limpias, hay también renovables que no son verdes, como lo biocarburantes, ya que generan CO2 durante su producción.

Tomando el mismo ejemplo que el anterior, la biomasa generada con madera es 100% renovable siempre que se repongan los árboles a un ritmo superior al que se talan. El biogás y el biodiesel también son energías renovables pero no son verdes porque contaminan debido a su combustión.

Así pues, energía verde y energía renovable no son lo mismo. Aunque las energías renovables no se agotan, no siempre son limpias, ya que pueden generar gases de efecto invernadero o de cualquier otro tipo. Por su parte, las energías verdes no generan emisiones contaminantes y si las realizan, son neutrales para el clima. Esto último significa que las emisiones se compensan, por lo que no contribuye al cambio climático ni contamina el entorno.

Las energías renovables y verdes son la mejor alternativa a la energía nuclear y a los combustibles fósiles, que no son ninguna de las dos cosas. El camino adecuado hacia la transición energética para luchar contra el cambio climático y disfrutar de un futuro más sostenible y seguro. Y es que además de no agotarse y ser limpias, no son nocivas para la salud y contribuyen a la independencia energética de otros países.

Solfy
Últimas entradas de Solfy (ver todo)
Solicita tu estudio solar