¿Cómo limpiar tus placas solares?

Para conseguir la máxima eficiencia de los paneles solares es necesario llevar a cabo una limpieza de las placas solares, al menos, una o dos veces al año. Aunque la frecuencia dependerá de la zona en la que estén instaladas, la polución o la cantidad de excrementos de animales que se depositen en ellas.

Te interesa: Consejos para aprovechar al máximo la energía solar

¿Cada cuanto tiempo hay que limpiar las placas solares?

La frecuencia con la que llevar a cabo la limpieza de las placas solares dependerá de varios factores:

  • El tipo de suciedad que se acumule en ellas; excrementos de pájaros, polvo, hojas secas, suciedad…
  • El tipo de instalación realizada
  • La inclinación de los paneles, ya que a más inclinación menos facilidad para que se ensucien.

Por norma general la propia lluvia es la que lleva a cabo la limpieza de las placas solares pero, para conseguir un mayor rendimiento de las mismas, se aconseja limpiarlas una o dos veces al año como máximo.

Si la suciedad se acumula, la eficiencia puede reducirse hasta en un 15%.

¿Cómo saber cuándo limpiar las placas solares?

Para saber si es necesario llevar a cabo una limpieza de las placas solares existen dos formas de hacerlo:

  • En primer lugar, llevar a cabo una inspección óptica, es decir, ir a ver cómo están las placas y si están muy sucias o no.
  • Si existe cierta dificultad para ver el estado de las pacas, porque por ejemplo están instaladas en un tejado con difícil acceso, se puede comprobar la eficiencia en la generación de electricidad que se está llevando a cabo y, si ésta a descendido en comparación con tiempo atrás, significa que están sucias y hay que limpiarlas.

¿Cómo limpiar las placas solares?

La instalación fotovoltaica tiene una vida útil muy larga, así que al limpiarlas, hay que ir con mucho cuidado para no rayar, romper ni estropear el vidrio que las protege.

Es importante saber que la limpieza de las placas solares debe hacerse siempre a primera hora de la mañana o a última hora del día, para evitar que haya contrastes muy fuertes en la temperatura que puedan desencadenar en la rotura de los vidrios, a poder ser en días nubosos para evitar la incidencia del sol. Y, el mejor momento del año para hacerlo es durante los meses de verano, de nuevo para evitar un choque térmico.

Además, hay que esperar a que la climatología acompañe, que no llueva, granice ni haga fuerte viento, por la seguridad de las placas y, por supuesto, para la de las personas que están llevando a cabo la limpieza.

Los productos para la limpieza son básicos y fáciles de conseguir en cualquier hogar, ya que solo se necesita agua tibia y, en el caso de mucha suciedad, utilizar un jabón que no deje ningún resto del producto, como por ejemplo podría ser el jabón que se utiliza como lavavajillas.

Se aconseja el uso de una esponja suave o un trapo de algodón que no deje ir fibras que puedan interferir en la eficiencia de las placas y, junto con el agua tibia y el jabón, frotar suavemente sobre la suciedad para conseguir eliminarla sin rayar la superficie de la placa solar.

Una vez hecho, se recomienda utilizar un cepillo de poliéster con cerdas gruesas para eliminar el agua sobrante sin rayar la superficie.

En el caso de que las placas estén instaladas en una zona de difícil acceso, se pueden utilizar los mismos materiales, solo que haciendo servir un palo telescópico en la limpieza de las placas solares.

Solicita tu estudio solar